Detalle de pies secos

Pies secos y agrietados: principales causas y cómo tratarlos

¿Sabías que la piel de los pies, concretamente la de los talones, puede llegar a ser unas cincuenta veces más gruesa que la de algunas zonas del rostro? Si a ello le sumamos que posee menos sustancias grasas, obtenemos como resultado una piel única, con sus propias particularidades. Y, como tal, requerirá una rutina de higiene y cuidados específica.

Desde Devor-Olor, expertos en el cuidado y la salud de los pies, te explicamos cómo combatir la sequedad en esta parte del cuerpo. Descubre cuáles son las causas y síntomas de unos pies secos y agrietados, con el fin de ponerles remedio cuanto antes con los consejos que te sugerimos a continuación. ¡Toma nota!

 

¿Cuáles son las causas de los pies secos?

Los factores que pueden originar unos pies secos y resecos son los siguientes:

Una menor hidratación natural.

Como hemos comentado al inicio del post, la piel de los pies es distinta a la del resto de nuestro organismo. A grandes rasgos, tiene más células adiposas, es decir, contiene menos lípidos, por lo que ya de por sí la piel de los pies posee una menor hidratación natural. Por este motivo es más gruesa y áspera, cumpliendo muy bien la función de soportar una mayor fricción y de aguantar todo el peso de nuestro cuerpo.

El paso del tiempo.

La edad es otra causa de una mayor sequedad en los pies, ya que la dermis va perdiendo su capacidad de producir lípidos y de retener agua. En este sentido, seguro que te resultará familiar la siguiente afirmación: «las pieles maduras son más propensas a resecarse».

Patologías y/o tratamientos médicos.

Algunas enfermedades metabólicas, como la diabetes, disminuyen la hidratación natural de la piel, propiciando que tengamos unos pies secos y despellejados. También sucede lo mismo con las personas que padecen problemas circulatorios o como consecuencia de los efectos secundarios de ciertos tratamientos médicos, como la quimioterapia.

Falta de concienciación con la salud de los pies.

A menudo nos olvidamos de cuidarnos los pies como se merecen, con rutinas periódicas que tienen como premisa nutrir en profundidad la piel. Por ejemplo, en tu caso, ¿aplicas alguna crema hidratante o te exfolias la piel de los pies con asiduidad?

 

¿Cómo saber si tienes los pies secos? Síntomas

A continuación, exponemos la sintomatología más frecuente para que identifiques con facilidad si la piel de tus pies sufre esta afección:

  • Aspereza y sensación de tirantez
  • Picores reiterados
  • Enrojecimiento
  • Descamación
  • Grietas en los pies
Detalle de talones agrietados

¿Por qué aparecen las grietas en los pies? Causas

Cuando la piel de los pies está muy seca tiende a endurecerse y, posteriormente, se rasga, apareciendo lo que denominamos las temidas «grietas». Además de estas fisuras pueden presentarse otros signos, ya sea entre los dedos de los pies o en los talones: endurecimiento, descamación, rugosidad, enrojecimiento y, en los casos más graves, pueden llegar a ocasionar dolor y sangrar.

Como hemos visto en el apartado anterior, la sequedad en la piel de los pies es uno de los factores más habituales que origina este tipo de desgarre, pero hay muchos más:

Caminar de forma incorrecta.

Una presión desigual en el momento de apoyar el pie en el suelo favorece la aparición de grietas en el talón.

Tipo de calzado inadecuado.

Lo ideal es un calzado que transpire, que tenga una buena sujeción en el talón, amplio, libre de costuras y sin exceso de tacón (3 centímetros como máximo). Por lo tanto, te recomendamos que huyas del calzado con una suela demasiado plana, ya que no tiene ningún tipo de amortiguación.

Tomar el sol inconscientemente.

Una exposición solar desmesurada y/o sin protección también provoca pérdida de hidratación en la piel de los pies y, por lo tanto, promueve la aparición de los talones agrietados.

Exceso de peso corporal.

Los kilos de más juegan en nuestra contra, porque la irrigación sanguínea es más deficiente en las regiones de nuestro cuerpo que tienen que soportar más carga, como en los pies y talones.

 

¿Cómo tratar los pies secos y agrietados?

El principal tratamiento es la prevención. Pero si has llegado tarde con las medidas preventivas y tienes los pies secos o resecos y con grietas, no te preocupes, trátalos como se merecen con los siguientes consejos:

  • El secreto para recuperar la salud de tus pies está en la hidratación, así que aplícate una crema específica como tratamiento. En este sentido, te aconsejamos Foot Rescue All in one cream de Salvelox , una crema reparadora para pies con una fórmula única y patentada con 1,5-Pentanodiol, un ingrediente activo que permite la rehidratación cutánea del pie. Además de hidratar en profundidad los pies secos y los talones agrietados, actúa como fungicida, por lo que previene y trata los hongos y el pie de atleta. Aplícatela dos veces al día, con los pies limpios y secos, hasta que observes que las grietas remiten. Comprobarás que, en tan solo 15 días, los resultados son visibles.
  • Ten presente que el uso de limas para tratar los pies secos y los talones agrietados está completamente desaconsejado en la mayoría de veces. En caso de que el tratamiento requiera un limado es indispensable que te pongas en manos de un experto.
  • Acude a un podólogo para un diagnóstico adecuado, especialmente cuando la sequedad de los pies persista, aun habiendo aplicado una crema hidratante durante un tiempo, y las grietas molesten o estén abiertas. Además de ser zonas deshidratadas, en casos aislados pueden esconder algunas patologías cutáneas, tales como: psoriasis, eccemas o tiñas.

Consejos para evitar la sequedad y las grietas de los pies

 

Detalle pies resecos con crema hidratante

 

Para prevenir la sequedad de los pies y evitar que tus talones se agrieten, ten en cuenta las siguientes recomendaciones y ¡luce unos pies bonitos y sanos!

  • Sigue una rutina hidratante periódica. Aplica diariamente una crema hidratante en los pies y talones, por ejemplo, después del baño. Completa tu ritual de cuidados de los pies con una exfoliación cada cierto tiempo para regenerar la piel.
  • Usa un calzado adecuado, amplio, con una buena sujeción del talón y que no sea excesivamente plano ni propicie las rozaduras u opresiones.
  • Visita al especialista de forma periódica. Nadie mejor que un podólogo para determinar el grado de sequedad, emitir un diagnóstico y su correspondiente tratamiento. Sin duda, acudir con frecuencia a un experto puede evitar que la sequedad extrema derive en talones agrietados y demás complicaciones.
  • Apuesta por hábitos saludables. Sustancias tóxicas como el tabaco o el alcohol, llevar una dieta desequilibrada y dormir poco promueven la sequedad de la piel de tus pies y, por lo tanto, la aparición de posibles grietas en los talones.

Por último, recuerda que Devor-Olor dispone de un amplio abanico de productos para mantener unos pies cuidados (sprays antitranspirantes, polvos desodorantes y plantillas desodorantes) para toda la familia, que te ayudarán a regular el exceso de sudoración, prevenir el olor de pies y a absorber la humedad a diario. ¿Aún no has descubierto todos sus beneficios?